jueves, 9 de junio de 2016

viernes, 31 de julio de 2015

lunes, 24 de febrero de 2014

Zapatillas bebes personalizadas

Hola!!

Os presento un encargo especial para un bebé que está a punto de nacer. Ya tiene sus primeras zapatillas. ¡¡¡¡¡Esperemos que las disfrute!!!!


miércoles, 15 de enero de 2014

Zapatillas "Pesadilla antes de Navidad" Jack y Sally

Aquí os dejo un encargo.

Esta vez, me pidieron que pintara unas zapatillas con los protagonistas de la película "Pesadilla antes de Navidad", ¡tenían que estar Jack y Sally!.

Os dejo una muestra de la foto que me mandaron para crear a partir de ahí, el diseño de las zapatillas.




Y al final..... Ta chán!!!!!!



A disfrutarlas!!! ;)

lunes, 16 de diciembre de 2013

Con Dos Zapatos & Divini Vintege

DIVINI WATCH es un portal web de venta online pionera en la venta de RELOJES Y ACCESORIOS. Tenemos a disposición de nuestros clientes relojes tan innovadores como  los relojes de marca Mini, relojes artesanales con motivos en 3 Dimensiones que le proporcionan un valor añadido al sector de los relojes de mujer.

CON DOS ZAPATOS empieza a crear Zapatillas pintadas a mano a juego con los fantásticos relojes de Divini watch en la colección DIVINI VINTAGE.

¡Ya están a la venta! Podeís conseguirlas siguiendo este enlace. DIVINI VINTAGE.

zapatitos para las niñas!! pintados a mano

Hoy os voy a presentar tres modelos indicados para las más pequeñas de la casa.


 


Zapatitos de: Lazos, Serpientes  y Carabelas pintados a mano

viernes, 15 de noviembre de 2013

Zpatitos para bebés pintados a mano

Hola!!!

Mirar que dos modelitos nuevos. Espero que os gusten!!!!






Ya sabeís que los puedes conseguir en Sirius Madrid (C/ San vicente Ferrer nº 28) o mandándome un e- mail.


martes, 12 de noviembre de 2013

Un cuento ilustrado en Zapatillas. Un regalo original

Hace poco... me llegó un encargo. ¡¡¡¡Ilustrar un cuento en unas zapatillas!!!!! Ahí os dejo el resultado.... y el cuento.

                                             EL ARMARIO DE LAURA





A Laura le encantaba su armario. El armario de Laura era muy, muy antiguo, era especial, mágico, tenía ese familiar olor a…ese color tan…los pomos como dos…era tal como se lo imaginaba. Pero lo mejor estaba dentro, allí todo era de diferente manera, nada era lo que parecía y todo parecía lo que no era. El tiempo se veía ilustrado en mil colores y el espacio pasaba muy lentamente…tal y cómo se lo imaginaba. A Laura le encantaban los armarios. Desde muy pequeña ya se fijaba en ellos y se imaginaba que cosas habría dentro…el armario de su abuela era azul turquesa, ya desgastado por el tiempo dejaba ver en sus laterales huecos de madera descorchados, seguro que tendría perfumes, una bandeja con té y pastas, un precioso traje de baile con floreados ribetes…el armario de su tío, negro como el carbón y brillante como la plata, con dos pomos rojos enormes, era enorme! Y estaría lleno de viejas cintas de película, alguna cámara y…bolsas de gominolas!!! Hacia donde podrían llevarte esos armarios, cuantos viajes esconden?... a que fantásticos lugares?... que fantásticas historias!!! Pero a Laura le encantaba su armario. Algo mágico escondía, nunca sabía que podía encontrarse dentro, cada noche era distinta, cada noche una historia, cada noche un cuento…una noche entró en el armario y de pronto, al cerrar la puerta comenzó a oír un suave temblor, dentro de un cajón, fue hacia él y a medida que se acercaba este parecía moverse y saltar con más rapidez, no podía aguantar más su curiosidad y abrió el cajón de golpe…de golpe algo salió volando con fuerza, eran dos guantes verdes y amarillos, volaban sin sentido, unidos por las muñecas y dándose contra el techo y las perchas, de pronto se lanzaron hacía Laura y comenzaron a pellizcarla el pelo, intentó quitárselos de encima a manotazos pero unos viejos guantes de invierno que le habían regalado las pasadas navidades comenzaron a palmear en el cajón, eran grises, con las muñecas azules, y muy grandes. Salieron disparados hacía Laura y consiguieron cogerla de una mano, mientras intentaba sacudirse los guantes, los otros cogieron su otra mano y comenzaron a volar hacia arriba, una vez pasadas las perchas todo el techo parecía inmenso de un rojo anaranjado, sin fondo, sólo se veía en el horizonte una delgada línea púrpura, cuando miró hacia abajo todo era azul verdoso, era un mar de seda que se mecía a cámara lenta, por un momento creyó que todo iba a cámara lenta, no se oía nada, absolutamente nada excepto el revolotear de los guantes. De repente pareció todo detenerse por un instante y…comenzaron a caer en picado a una velocidad terrible! Girando y dando vueltas sin parar…sin saber cómo, todo se detuvo de nuevo, notó el suelo en sus pies, la arena en sus pies, era una orilla, una inmensa orilla de color rojo anaranjado, el mar era casi plateado y el oleaje producía un leve silbido…casi como una nota musical, y el cielo parecía estar pintado con carboncillo verde azulado. Los guantes se alejaban pero a medida que se alejaban se hacían más y más grandes, hasta llenar todo el cielo de colores y texturas diferentes. Laura se tumbó y  la arena que tenía a su alrededor tomó la forma de su cuerpo dejando que se hundiera unos centímetros. Entre la arena que acariciaba con sus manos encontró una concha, era dura, violeta oscuro, la alzó para poder verla y el cielo cambió a su paso, volvió a pasar la concha y el cielo cambió de nuevo, había encontrado el carboncillo para pintar el cielo, empezó pintando animales y paisajes, y acabó pintando las formas más imposibles que le eran posibles…así pintando en el cielo…se quedó dormida…
Una noche fue muy divertida…al oscurecer, cuando todos dormían, se levantó, abrió el armario y al entrar…cayó…si cayó…cayó al vacío, por el vacío, no había nada, solo oscuridad, gritaba pero no oía su propia voz, no se oía nada, entonces le pareció ver algo al fondo, como una rama, era verde y gruesa, podría agarrarse a ella! A medida que se acercaba comenzaba a ver en ella una forma rara para ser una rama, empezaba a ser más grande y cuando por fín llegó casi a su altura vió que se trataba de una serpiente!!! Una serpiente con forma de bufanda!!! Una bufanda verde con ribetes rojos!!! 

Le sonrió!!! Y!!! Plfffffff!!!… De pronto estaba dentro del agua dando vueltas entre la espuma, desconcertada…todo era lento, todo se movía en armonía, el agua estaba fresca pero no fría, miró hacia arriba y no vio superficie por ningún lado pero al mirar hacia abajo…había arrecifes de coral dibujados a rayas y ballenas a cuadros rojos y negros. Había estrellas de mar de lana y hasta un caballito de mar amarillo! Podía respirar debajo del agua y nadar como vuelan los pájaros, estuvo toda la noche volando dentro del mar, dejándose sorprender por todas aquellas maravillas que iba encontrando por el camino, sabiendo que lo más maravilloso de todo, es que no existe destino… así, cansada, se dejó caer al fondo mientras observaba como un banco de peces la contaba una historia adquiriendo formas encantadoras, un pulpo de un blanco marfil la arropo con sus mangas…así, soñando…se quedó dormida.
Otra noche, al abrir el armario se quedó fascinada, todo el cielo nocturno se abría ante sus ojos, en toda su inmensidad, podía apreciar cada estrella, cada una de los millones que había!!! Había cientos de planetas, grandes, pequeños, simpáticos, aburridos, silenciosos, musicales… Nebulosas que volaban en todas direcciones… cientos de estrellas fugaces pasaban y detrás de ellas corrían lagartijas minúsculas intentando cogerlas, era muy divertido…Hacía mucho frío por lo que cogió una cazadora muy grande, blanca, que colgaba de un cometa y se la puso, pasó una estrella fugaz cerca de ella y al intentar moverla se dio cuenta de que el suelo pesaba mucho…o era ella…era polvo, polvo gris, con todas sus fuerzas dio un paso y la huella se quedó marcada profundamente. Miró a su alrededor, era un desierto, gris, donde las dunas se confundían con olas gigantes que brillaban de tal manera que parecía que se movían de verdad. Sin duda estaba en la Luna. Y sin duda ese astronauta que veía a lo lejos estaba recogiendo piedras y diamantes lunares.
El suelo estaba lleno de diamantes, algunos tan grandes que habían hecho un agujero, la Luna estaba llena de agujeros, aunque algunos, los más pequeños estaban hechos por una especie de topo redondito de color rosa que vive bajo la Luna. Andaba con dificultad, pero como todos saben lo mejor para ir por la Luna es ir dando saltos, así que saltaba de un sitio para otro, cada vez más alto, más fuerte, hasta que dio un salto tan alto que se elevó en el espacio, tan alto que ya todo se veía muy, muy pequeñito y a medida que subía sentía más calor, de camino, encontró una nube y se tumbó en ella mientras observaba como la Luna cada vez se hacía mas y mas pequeña…así, mirando a la Luna…se quedó dormida.
Cada noche una historia, cada noche un cuento…hasta que un día…
Ya todos estaban acostados, como de costumbre, Laura se levantó a emprender un nuevo viaje y se dirigió hacia el armario con ese particular cosquilleo en los pies que le producía la ilusión de encontrarse con sorprendentes maravillas… Abrió el armario y algo se movió con rapidez pero…lo único que vio fue…unas zapatillas!!! El armario estaba como siempre, con la misma ropa colgada, los mismos cajones, el mismo color, nada había cambiado excepto las zapatillas, unas zapatillas normales, de bota, completamente blancas…pensó, por supuesto, que debía ponerse las zapatillas, serían mágicas!!! Rápidamente salió del armario, pues no podía ponérselas dentro al ser del mismo tamaño que siempre, se sentó en la cama y se las puso. Se levantó! Y!... Nada… seguía en su habitación, nada había cambiado, todo era muy extraño por lo normal que era, el reloj daba su hora, todo era normal. Tendré que moverme…pensó, pero nada, ando por todo su cuarto, corrió, saltó!!! Y nada… Entrando en el armario!!! Si!!! Entro en el armario a toda prisa y!… se dio un golpe contra el fondo…nada había cambiado…bueno…ahora tenía un chichón en la cabeza… como podía ser posible? Por qué no ocurría nada? Porqué todo era normal? Que significan esas zapatillas? Eran el fin? El fin del cuento?...el destino del viaje?...Entró una y otra vez en el armario, de todas las formas posibles pero nada cambiaba…todo había cambiado. Se sentó a pensar en la cama, pero por más vueltas que le daba no lograba saber que pasaba, el armario no era el mismo, no era distinto, no era diferente, por un momento sintió que ya no quería a su armario…ya no era su armario…no quería verlo más, no quería verlo! No lo volvería a abrir!!! Nunca!!! Cerró el armario y abrió la ventana, dio un pequeño salto hasta el césped y salió corriendo…era de noche, el bosque estaba oscuro pero corrió y corrió sin saber hacia dónde mientras los ojos se le llenaban de lágrimas y el corazón de rabia…llegó a un árbol enorme, gigantesco, que se abría hasta el cielo con cientos de ramas. Dejó de correr, se sentó, estaba agotada, casi sin aliento, y no se quitaba de la cabeza por qué el armario no había hecho nada…por qué se habían acabado los cuentos. El árbol estaba lleno de musgo y éstos al haber recibido durante el día los rayos del sol mantenían cierto calor que sofocaba el frío de la noche. Entonces comenzó a escuchar algo…era un revoloteo…miró hacia arriba y vio un precioso pájaro verde con la cola amarilla, parecía que estaba despertando, de pronto un ruido que provenía de la maleza asustó al pájaro y este hecho a volar…algo se escondía en la maleza, algo se movía, era gris, pero no supo lo que era hasta que vio dos ojos enormes, azules que le miraban fijamente. Del susto, Laura salió corriendo de nuevo, asustó a la lechuza y la lechuza hecho a volar. Al cabo de un rato corriendo decidió parar…el suelo estaba lleno de barro, las blancas zapatillas ahora estaban llenas de barro por abajo, un barro marrón anaranjado. Intentó sacudirse el barro pero este solo saltaba de un lado a otro, intentó pegarlo en el suelo pero sólo conseguía tener más barro y…figuras, dibujar  figuras en el suelo, formas…animales…un caballito de mar??!!! No podía detenerse a jugar, tenía que quitarse ese barro antes de volver a casa. Siguió caminando hasta encontrar el viejo lago, allí podría limpiarse el barro. Paso por el puente de madera, cada vez más quebradizo por el tiempo, atravesó el jardín, donde vio a un anciano que recogía lentamente unos frutos del suelo, y llegó a una especie de puerto. No se oía nada…por un momento se olvido de su armario y respiro…olía a humedad y a… a hierba húmeda, el agua era azul verdosa y se movía lentamente, el oleaje era plateado, le pareció ver una ballena al fondo pero era tan leve el movimiento que podría ser una ola…cerca de allí pasaba una mariposa azul y amarilla y tras ella corría una lagartija, era verde, cuando la lagartija estaba a punto de coger a la mariposa, se cayó en el agua al haber tropezado con un agujero cercano a la orilla, de un topo quizás. Cuando la lagartija entró en el agua…todo se revolucionó, decenas de sapos que aguardaban escondidos en las orillas saltaron al unísono creando miles de ondas de miles de tamaños, pero no sólo estaban escondidos los sapos, una serpiente verde, con rayas rojas en la cola salió de su escondite y entró veloz en un agujero, un salmón dorado saltó del agua en una pirueta imposible…hasta le pareció ver una estrella fugaz reflejada en el agua, tras un rato todo se calmó de nuevo y pudo observar con asombro como una nube negra y densa que parecía un… barco de vapor, que no había percibido, se abrió dejando ver una luna llena como nunca antes había visto, en todo su esplendor. Ésta se reflejaba en el agua, pintándola de plata y bailando en círculo. Cuando alzó la vista para verla le pareció más grande que nunca…podía verse perfectamente, su brillo, su contorno iluminado, sus cráteres, sus imperfecciones…era perfecta, era distinta…era la misma de siempre? y a su alrededor…miles de estrellas…grandes, pequeñas, simpáticas…aburridas?...
Tenía que volver a casa… Sabía perfectamente el camino y gracias a la luna llena podía verse con relativa facilidad. De camino a casa iba mirando al suelo y a sus zapatillas, no sólo no se había limpiado el barro, sino que ahora además estaban manchadas de verde por la hierba húmeda y tenía gotas de colores repartidas por todas ellas. Que desastre, no sólo no eran mágicas sino que ahora además estaban sucias y destrozadas. Llegó a casa y entró a su habitación por la ventana. Vio el armario, su armario…casi se había olvidado de él…su armario, un armario que desde hoy sólo guardaría ropa. En la habitación todo seguía igual…pero…el armario tenía una puerta medio abierta y ella recordaba haberlo cerrado por completo…da igual…ya no es su armario…Se sentó en la cama y se quitó las zapatillas…estaban manchadas de una forma muy rara…parecían formas sin…forma…y a la luz…parecían que cambiaban de color… Tenía sueño. Estaban sucias… y no servían para nada! Cogió las zapatillas, las tiró dentro del armario y cerró la puerta. Se fue a la ventana y antes de cerrarla echó un último vistazo al cielo…la luna seguía brillando con fuerza, y aún podían verse algunas estrellas…incluso le pareció ver una estrella fugaz…por un momento se paró el tiempo…suspiró…y cerró la ventana. Se tumbó en la cama, triste, confusa, pensando en todo lo que había pasado, en lo rápido que había pasado, pero en realidad no había pasado nada…eso era lo raro…todo era normal, excepto… quizás esas zapatillas siempre estuvieron ahí o quizás fuese un regalo olvidado…el cansancio empezó a apoderarse de ella…cerró los ojos y…comenzó a escuchar un suave revoloteo…lejos…cerca…era una mariposa, azul y amarilla, como la que había visto hace un rato en el lago…volaba en círculos encima de la cama…que raro…la habría seguido…hacía un suave sonido con las alas…el cansancio… entonces la mariposa se dirigió al armario...sueño…y entró por una pequeña abertura…aún podía escuchar ese revoloteo, tenía sueño, ese martilleo, mucho sueño, ese tintineo… y así, escuchando a una mariposa…se quedó dormida.
Al día siguiente, al despertar no recordaba nada de lo que había sucedido. Y así fue durante todo el día hasta que llegó la noche. Una vez en la cama comenzó a recordar, recordaba una mariposa…una mariposa en la habitación…amarilla? Si! Y un martilleo! No! Un tintineo! Antes…no pasó nada…el armario…la ventana…aventuras? estaba muy confusa. Se levantó, se dirigió al armario, lo abrió y…todo estaba donde debería estar, los guantes en el cajón, los vestidos en las perchas, las bufandas colgadas, las zapatillas en…las zapatillas? Unas zapatillas blancas! No estaban, no había zapatillas. No había mariposa. No había aventuras…todo fue un sueño. Aunque parecía tan real… Era un armario…normal…pero era su armario y a Laura le encantaba su armario…y le encantaba soñar… Miró a la ventana, hacia la Luna, pensando que un día, de alguna manera estuvo saltando por ella persiguiendo estrellas fugaces…era hermosa, ahora tan lejos…quería verla más de cerca, pensó que desde el lago podría verse perfectamente reflejada en el agua. Abrió la ventana y de un pequeño salto llego al césped, miró por última vez su armario, echó a correr y…comenzó otra historia…
…y no se dio cuenta de que las zapatillas…sí estaban…y contaban su historia… como un cuento. Y como un cuento, las zapatillas estaban en la estantería de los cuentos, justo en frente del armario, entre dos grandes libros de color ocre. Las manchas habían adquirido formas y colores e ilustraban todas las aventuras que Laura había vivido a través del armario. De algún modo, era cierto, el armario era mágico, la ventana era mágica, son puertas a historias, aventuras y cuentos, solamente hay que abrirlas. Sin saberlo, fueron las zapatillas las que hicieron posible sus sueños llevándola lo más cerca de ellos como le era imposible y son ellas las que cuentan su historia, dejando señales, pintando huellas…caminando, creando, avanzando, soñando… Sí, eran unas zapatillas mágicas… Eran un cuento, un cuento donde nada es lo que parece y todo parece lo que no es… su cuento…
…cuentan que existen duendes zapateros…que viven en los armarios…y que fabrican los zapatos de las Hadas… pero… eso es otro cuento… o no?

Cuento escrito por Fernando Ibañez
Ilustraciones "Condoszapatos"





sábado, 19 de octubre de 2013

Sandalias pintadas a mano. Modelos variados y exclusivos.

Os dejo unas fotos de diferentes modelos de sandalias que este verano he ido haciendo y vendiendo. Todavía puedes conseguir algunas!!!
 Topitos en tus pies!!! Ole ole ole

 Esta fueron un encargo, me pidieron que hiciera un modelo a juego con un vestido y.... así quedaron!!!



 Estas sandalias son un modelo muuuy psicodélico. Estan todavía disponibles. Talla 36. Son únicas

 Call me baby!!! También siguen disponibles. Talla 38. Son únicas!!

jueves, 17 de octubre de 2013

miércoles, 16 de octubre de 2013

Zapatero de CondosZapatos

Hola!!

Hoy os quiero enseñar esta escalera que he convertido en "expositor" o zapatero de CondosZapatos.

Personalizando muebles... zapatos... camisetas... ¡que locura!

Espero que os guste!!!